El trastorno bipolar es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza principalmente por la alternancia de periodos de euforia y energía anormalmente elevadas (manía) con periodos de depresión.

Trastorno Bipolar
Los síntomas más frecuentes en los episodios de manía son:

  • Alegría y euforia desmedidas.
  • Autoestima exagerada.
  • Disminución de la necesidad de dormir
  • Hablar mucho, deprisa y de temas inconexos (verborrea)
  • Sensación de pensamiento acelerado
  • Excesiva actividad motora
  • Implicación en actividades potencialmente peligrosas

Los episodios depresivos se definen por:

  • Bajo estado de ánimo la mayor parte del día
  • Anhedonia: Incapacidad para experimentar placer
  • Disminución del interés en las actividades que antes resultaban agradables
  • Insomnio o dormir más de lo habitualmente necesario.
  • Falta de concentración, de energía, dificultad para tomar decisiones.
  • Baja autoestima
  • Ideas de suicidio

El tratamiento habitual y que se ha demostrado más eficaz para las personas con trastorno bipolar es aquel que combina la terapia farmacológica con psicoterapia cognitivo-conductual. La terapia psicológica está dirigida a enseñar a la persona a manejar los pensamientos y las emociones disfuncionales y a establecer nuevos hábitos en el estilo de vida que ayuden a estabilizar el estado de ánimo y a relacionarse con el entorno de la forma más satisfactoria posible.