Hoy en día acudir a un psicólogo, dado el avance de la psicología clínica y científica,  es algo que se percibe con total normalidad. De hecho, la atención psicológica nos ayuda en multitud de situaciones.

Las razones que hacen que una persona decida acudir al psicólogo son tan variadas como las circunstancias que podemos atravesar en nuestras  vidas: retosobstáculoscrisis, cambios, traumas, rupturaspérdidas

Circunstancias que pueden causarnos estrés, bloqueos, conflictos con otras personas, alteraciones del comportamiento, síntomas físicos, sufrimiento emocional, moral y psicológico, y en las que sentimos ansiedad, tristeza, indefensión, inseguridad, abatimiento, desmotivación o pérdida de la capacidad de control, de resolver problemas y alcanzar nuestras metas. 

La asistencia al psicólogo debe poder ayudarnos a superar esta problemática de forma eficaz y progresiva, aprendiendo a afrontar y manejar adecuadamente las dificultadesreduciendo con ello el dolor y el sufrimiento, y recuperando la ilusión por la vida, la libertad y la autonomía perdidas.  Acudir a un psicólogo es pues una decisión vital, inteligente y en muchos casos valiente que toma una persona para avanzar, crecer, sanar, madurar y llevar una vida más satisfactoria y plena de sentido.