Las causas de la obesidad según los estudios pueden ser múltiples, genéticasmetabólicas, el balance energético que según el modelo de aprendizaje pone de relieve la importancia de los factores motivacionales y los patrones de comportamiento inadecuados

Obesidad
Para saber si tenemos obesidad basta con recurrir a una sencilla fórmula, el Índice de Masa Corporal (IMC) que tiene en cuenta la relación peso/talla, es decir: IMC= peso en kilos/estatura en metro al cuadrado. Si el resultado a esta fórmula es de entre 25-30, la persona presenta un grado 1 de Obesidad, con un riesgo bajo para salud; el grado 2 correspondería a un resultado de 30-34, con un riesgo moderado; el grado 3 corresponde a un resultado de 35-40 con un riesgo alto; y finalmente el grado 4 con valores de IMC superiores a 40 y un riesgo muy elevado.

Las causas de la obesidad según los estudios pueden ser múltiples, genéticas, metabólicas, el balance energético que según el modelo de aprendizaje pone de relieve la importancia de los factores motivacionales y los patrones de comportamiento inadecuados, tanto en las pautas de alimentación como de ejercicio físico, así como la hipótesis de la ingesta emocional, que afirma que la ingesta de comida cumple un papel regulador del estado emocional de la persona, por lo que determinadas personas comen no por necesidad fisiológica, sino para superar sentimientos de tristeza, ansiedad, ira, baja autoestima, etc., lo cual genera aumento de peso que induce a su vez nuevos sentimientos negativos, siendo como la pescadilla que se muerde la cola.

El tratamiento psicoterapéutico de la obesidad va encaminado primeramente a evaluar psicológicamente a la persona, determinando que aprendizaje es el que guía sus pautas de comportamiento respecto de la comida, y qué factores emocionales, de personalidad y de afrontamiento ante las dificultades están incidiendo en el mantenimiento de estos comportamientos. Una realizada esta evaluación, el psicólogo diseña un programa de intervención individual especificando los objetivos terapéuticos a cumplir, y qué factores emocionales y psicológicos deben trabajarse y ser modificados, de tal manera que la pérdida de peso no sea el mero resultado de hacer dieta, sino del cambio sostenido, saludable y positivo de hábitos, expectativas, motivaciones, emociones. y comportamientos.

Para cualquier duda o aclaración sobre nuestra intervención psicológica en obesidad llámanos al 91 025 90 33 o al 635 88 90 98 y pídenos una primera cita gratuita donde te informaremos.