El duelo es un proceso que tiene lugar después de una pérdida importante: muerte de un ser querido, ruptura de una relación de pareja o amistad, pérdida del trabajo, etc.

Duelo
Si bien el duelo es un proceso en el que las personas sufren profundamente, es natural y necesario para elaborar la pérdida, enfrentar el futuro y adaptarse a la nueva situación.

El duelo pasa por diferentes etapas en las que se sienten emociones muy distintas:

  • Negación: En un primer momento, las personas sufren un impacto o shock (más intenso cuanto más repentina e inesperada sea la pérdida) e incapacidad para asumir lo ocurrido.

Esta etapa puede durar desde unas horas hasta una semana.

En el caso de fallecimiento, los ritos sociales y familiares facilitan la resolución   de esta fase.

  • Ira: Cuando se logra superar la negación aparece una fase caracterizada por el enfado hacia aquellas personas o situación que ha provocado la pérdida. A menudo aparece insomnio y pérdida de apetito.
  • Negociación: En esta etapa del duelo las personas centran su atención en qué se podría haber hecho para evitar lo ocurrido. Aparecen fuertes deseos de volver atrás en el tiempo para cambiar lo que se supone que ha dado lugar a la pérdida. El sentimiento de culpabilidad es frecuente en esta fase.
  • Depresión: En esta fase aparecen sentimientos de tristeza, anhelo, vacío y melancolía por el tiempo que ya no volverá. Es habitual el pensamiento de que nada volverá a ser igual y nunca se podrá ser feliz.
  • Aceptación: Es el momento en el que se asume la pérdida y se comienza a convivir funcionalmente con la nueva situación.

Si bien es necesario completar todo el proceso de duelo para asumir la pérdida de una forma adaptativa, hay ocasiones en que las personas se encuentran atrapadas en alguna de las fases durante más tiempo del necesario, lo que da lugar a problemas psicológicos que van más allá del propio proceso de duelo.

En el centro de psicología IPSUM ayudamos a las personas a identificar las causas que están generando este bloqueo, reelaborarlas y superar la pérdida.