La distimia es un trastorno en el que la persona que lo padece se encuentra en un estado de ánimo depresivo la mayor parte del día y la mayor parte de los días. Son personas crónicamente tristes.

Distimia
Para que pueda ser considerado distimia, esta situación debe prolongarse durante al menos dos años.

Otro aspecto importante para realizar este diagnóstico es que no hayan aparecido anteriormente episodios de depresión mayor, aunque a menudo, las personas con este trastorno terminan desarrollando un episodio más agudo de depresión.

La tristeza constante que sufren estas personas suele ir acompañada de varios de los siguientes síntomas:

  • Baja autoestima: se ven a sí mismos como poco interesantes y/o inútiles.
  • Apetito escaso o excesivo: Es más frecuente una pérdida de peso significativa.
  • Insomnio o hipersomnia: Son más frecuentes los problemas para conciliar y/o mantener el sueño, aunque algunas personas necesitan dormir durante muchas horas.
  • Escasa concentración o dificultad para tomar decisiones.
  • Fatiga o poca energía.
  •  Sentimientos de pesimismo, desesperación o desesperanza.

El tratamiento que se ha demostrado más eficaz para la depresión es la terapia cognitivo conductual, basada, por un lado, en el análisis de los errores de pensamiento y en el entrenamiento para la modificación de los mismos y, por otro, en la programación de actividades gratificantes y gestión del tiempo.